Por favor seleccione una página para

HIPERTROFIA MUSCULAR

HIPERTROFIA MUSCULAR

Jay-Cutler-Workout

Es común observar cómo las personas dedican esfuerzo y tiempo a entrenar con el fin de conseguir aumentar su masa muscular, sin embargo, lo que es poco normal es que alguno de los clientes de un gimnasio conozcan el proceso a través del cual sus músculos consiguen crecer.

 

No sé cuantas veces habré escuchado que el proceso para que el músculo crezca es “entrenar, para romper fibras musculares y posteriormente, comiendo proteína, recuperar esas fibras y que crezcan para ser más fuertes”. Bien, pues esta lógica es tan reduccionista como pensar que por hacer un día dieta nos vamos a quitar de encima quince kilos.

5BicepsMoves_main-600x369

Realmente ese proceso es mucho más complejo, y se produce gracias a las células satélites. Estas células tienen la capacidad de trabajar, no solo como unidades funcionales propias, sino que además, son capaces de proporcionar los componentes necesarios para la regeneración de las células musculares dañadas.

Estas células satélites permanecen descansando inmóviles en pequeñas hendiduras en la pared externa del fibra muscular hasta que son activadas.

 

Es aquí donde podemos decir que comienza el partido, a partir de la activación de esta células satélites gracias a lesiones o traumatismo producidos en la célula muscular.

Una vez son activadas, comienzan a dividirse, multpilicarse y a formar mioblastos, que esencialmente, son células donantes que expresan genes miogénicos.

El siguiente paso es que los mioblastos se fundan con la fibras musculares, donándoles su núcleo, y siendo así las fibras musculares multinucleadas. Esta parte del proceso se denomina “diferenciación”.F2.medium

El hecho de que ahora la célula muscular tengo muchos núcleos se traduce en que ahora puede regular mas citoplasma que a su vez, produce mas actina y miosina (las dos proteínas contráctiles dominantes en el músculo), aumentando así el tamaño el tamaño general de la célula.

 

Una vez conocemos el proceso global, vamos a profundizar en él y a dividirlo en varias fases, desglosando la liberación de hormonas y la cascada de señales que se liberan para que se produzca el anabolismo muscular.

 

 

El factor DETERMINANTE siempre va a ser el entrenamiento, y mas concretamente el daño muscular localizado que vamos a conseguir durante una buena sesión de entrenamiento. Jamás se va a conseguir mejorar muscularmente estando sentado en el sofá, por mucho que la Teletienda se haya esforzado en vendernos esta idea, a día de hoy tenemos suficiente información como para no comprar esta moto fraudulenta.

 

FASE I: Respuesta Inicial

La fase de respuesta inicial cubre los cambios en la química muscular que comienzan inmediatamente, durante el entrenamiento, lo que sentará las bases para la reparación y el crecimiento posterior. En muchos aspectos, la Fase de Respuesta Inicial controlará la magnitud potencial de otras señales a seguir. En el proceso anabólico, esta fase se clasifica por la liberación de ácido araquidónico a partir de células musculares, y la formación de mensajeros activos, incluyendo prostaglandinas, citocinas, leucotrienos y prostaciclinas. Esto comienza con la descomposición de la capa externa de fosfolípidos de las células musculares, que se inicia por la interrupción celular del ejercicio dañino. Las fosfolipasas se liberan en woman-lifting-weightsrespuesta a este trauma, lo que provoca que algunos de los fosfolípidos almacenados en la capa externa de las células musculares pueda ser rotos. La parte excéntrica del movimiento del ejercicio es de particular importancia aquí.

La cantidad de ácido araquidónico liberado, que es el lípido bioactivo central en el proceso anabólico, controlará en gran medida lo que ocurre durante esta fase. El ácido araquidónico se convierte localmente e inmediatamente a través de enzimas a una serie de productos finales anabólicos activos, los más notables (en términos de crecimiento muscular) son prostaglandinas, que se producen mediante la interacción con enzimas ciclooxigenasas. Estas prostaglandinas (PGE2 y PGF2alpha principalmente) controlarán gran parte de la fase siguiente. Además, la prostaglandina PGE2 trabajará para aumentar los niveles locales de óxido nítrico, que es también una molécula activa en el proceso anabólico. Tiene acciones tales como dilatar los vasos sanguíneos (para aumentar el flujo de nutrientes y hormonas a los músculos) y aumentando la producción de HGF (factor de crecimiento de hepatocitos) para la activación de células satelitales.

El ácido araquidónico también contribuye a la inflamación y la señalización del dolor, y su liberación juega un papel integral en el dolor que sigue a un entrenamiento productivo.

La intensidad del entrenamiento y la densidad relativa del ácido araquidónico en la capa de fosfolípidos (la disponibilidad de ácido araquidónico es en última instancia el paso limitante de la tasa en la formación de prostaglandinas anabólicas) dictará cuánto de este potente lípido puede liberarse durante el ejercicio.

El entrenamiento de resistencia regular agota las reservas de ácido araquidónico, reemplazándolo con otros ácidos grasos más abundantes. Con menos ácido araquidónico disponible, la capacidad de respuesta de la prostaglandina comienza a disminuir, es por ello que es necesario descansar y en este deporte MAS NO ES MEJOR.

Ese descanso entre sesiones de entreno nos permitirá recuperar gran parte del ácido araquidónico usado.


 

FASE II: Localización de Tejido Dañado

Esta fase se caracteriza por un aumento localizado en la expresión del factor de crecimiento y la sensibilidad de los tejidos a las hormonas anabólicas.

Esta es una de las razones por las que los consumidores de esteroides anabolizantes no experimentarían ninguna mejora si no entrenasen.

Lo que produjo el entrenamiento fue aumentar la densidad de algunos receptores de crecimiento localizado en el interior de las células musculares, receptores de insulina, IGF-1, y MGF.xstrength-loss-rest-main.jpg.pagespeed.ic.6AcUyT1E71

Esta regulación de la densidad de receptores es importante, ya que así el crecimiento (reparación) solo se da donde es requerido y no en otras partes del organismo.

Para que quede claro, imaginaros que estáis en un campo de tiro. En una mano tenéis un arma que dispara hormonas o factores de crecimiento (testosterona, IGF1, MGF..) y en el punto de mira solo hay una diana que sería el receptor dentro del músculo. Lo que produce el entrenamiento es que en lugar de haber solo una diana, haya cincuenta dianas, por lo que acertar el tiro será mucho mas fácil.


 

FASE III: Reparación

Durante la fase III, las hormonas y los factores de crecimiento van a trabajar para terminar el trabajo. Se clasifica esta fase como una acción anabólica en curso, acción mediada por los efectos combinados de muchas hormonas anabólicas y factores de crecimiento incluyendo andrógenos, insulina, IGF-1, IGF-2, MGF, FGF, HGF, TNF, IL-1 y IL – 6.Arnold Eating_1

Este es el momento en que la reparación y la hipertrofia se están produciendo físicamente en los músculos, y cada compuesto desempeñará un papel intrincado en el proceso. No debemos olvidar, sin embargo, que todo lo que conduce a este punto lo determinará qué tan fuerte sea la respuesta al crecimiento, a través de la modificación de las densidades de receptores y la expresión hormonal / factor de crecimiento, papel donde tiene una gran importancia la genética propia del individuo, el entrenamiento realizado y la nutrición que lleva a cabo.

 

 

Aún queda mucho por investigar, mucho por profundizar y mucho que descubrir, pero tras décadas de estudios científicos este resumen es más que válido para conocer de manera más detallada el proceso de desarrollo muscular.

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

BE ONE MORE FIT TEAM

CONTACTA CONMIGO